Para mirar

Loading...

Páginas vistas en total

miércoles, 26 de marzo de 2014

Palabra de maestros

Desde hace varios años, el Instituto Internacional del Teatro (ITI) invita a algún maestro/a de teatro para que comparta sus reflexiones en torno al teatro y la cultura de paz, en ocasión del Día Internacional de Teatro que se conmemora cada 27 de marzo. Este año esa responsabilidad recayó sobre el dramaturgo y director sudafricano Brett Bailey. "Nosotros, los artistas de escenarios y ágoras, ¿nos conformamos con las demandas asépticas del mercado, o utilizamos el poder que tenemos: para abrir un espacio en los corazones y las mentes de la sociedad, para reunir gente a nuestro alrededor, para inspirar, maravillar e informar, y para crear un mundo de esperanza y colaboración sincera?".
En 2012, el designado "embajador del teatro" por la Unesco, don Santiago García (Teatro La Candelaria, Bogotá, Colombia) en una ceremonia cálida e inolvidable, pronunciaba sus palabras a propósito del teatro que elige hacer. Nosotros estuvimos ahí y queremos traerlo a la memoria en este día.http://www.youtube.com/watch?v=3AtQpGUuutk

martes, 25 de marzo de 2014

Reseñas

Mientras preparamos la edición Nº 10 que sale en abril, fuimos a ver la última obra de Oscar Lesa. Aquí, dos miradas de Un eco más (Versión libre de algunas vidas).



Antígona sigue sonando
Mónica Borgogno

Antígona sigue sonando, podría titularse a modo de síntesis el último trabajo de Oscar Lesa y compañía. Es que las bifurcaciones y asociaciones que provoca el clásico de Sófocles por estas latitudes, esta vez con texto de Lesa y dirección compartida con Nadia Grandón, son muchas, bombardean, gritan, ahogan. Todos verbos que aparecen visualmente en la puesta y en el cuidado trabajo de sonido -a cargo de Ariel Dutria-, que potencia la tragedia de los que no pueden enterrar a sus muertos porque un tirano así lo impide.
La matanza en Latinoamérica, las dictaduras, los modos de matar, la identidad, son parte de lo que aparece dicho en esta obra, extensa pero conmovedora. El color tan local e íntimo de las historias personales de cada una de las actrices es el componente fresco que reconcilia emociones y compensa con la dureza de los poderes que matan y prohíben, la desnudez de los asesinados. En particular la última de esas historias, ese fragmento de vida que cuenta la actriz Amelia Uzín poco antes del final, abraza y cierra un círculo emotivo grande. No es un dato menor puesto que al inicio de la obra se la ve representar con maestría a un recalcitrante poderoso y entonces la historia que comparte, opera como un acercamiento que demanda el espectador.
Si bien se percibe un trabajo un tanto desparejo en cuanto a las actuaciones, también se observa que las cinco mujeres, Raquel Freijo, María Cristina Witschi, Alicia Herman, Carolina Rodríguez y Amelia Uzín, ponen todo de sí en este trabajo. También se luce el vestuario diseñado por Andrea Fontelles que resulta funcional para los múltiples cambios que encaran las actrices que por momentos se convierten en perros guardianes gracias a unos mínimos y justos objetos.
Es una puesta que tiene riesgo, osadía y poética y el espectador lo celebra. Como diría George Banu, el teatro en sí supone riesgos porque todo ocurre en vivo y en directo, no hay repetición, pero en este caso hay muchos en juego y uno no puede menos que solidarizarse con las actrices, atender, dejarse llevar, emocionarse y pensar.
Un eco más, puede verse los sábados de marzo, siempre a las 21,30 en el Callejón de los sueños, Alameda de la Federación 453. Por reservas, llamar al teléfono: (0343) 154287785.


Un eco más, y van…
Guillermo Meresman

La versión libre de Antígona de Sófocles, estrenada recientemente en la sala Metamorfósis/El Callejón de los sueños, con dirección de Nadia Grandón y Oscar Lesa y dramaturgia del último, parece producida a la luz de algunas teorizaciones sobre el teatro argentino en postdictadura. Pervivencia de una memoria del horror, y fascinación constante de nuestros teatristas, por los clásicos de la cultura universal, parecen ser los dos ejes sobre los que avanza –como sólido tren-, el espectáculo que puede verse todo marzo en Paraná, en Alameda de la Federación.
Merced a una beneficiosa operación sobre el pequeño espacio, las actrices ponen cuerpo y voz a una obra que tiene su principal contundencia, en los riesgos que asumieron Grandón/Lesa para “inspirarse” en el pasado remoto, y el pasado reciente actualizado en una lectura política de la vida nacional de las últimas décadas.
El espectáculo también cuenta con un vistoso vestuario creado por Andrea Fontelles, ejecución sonora de Ariel Dutria y actuaciones de Amelia Uzin, Raquel Freijo, Cristina Witschi, Carolina Rodríguez y Alicia Herman en ajustado reparto, quienes además versionan fragmentos de sus existencias.
Cabe agregar la enjundia con la que parecen, al menos, producir teatro los muchach@s de Metamorfosis. En particular de Lesa, figura valiosa del teatro entrerriano de los últimos años, quien fuera de algunos reparos que puedan hacérsele a su texto, acierta una vez más siguiendo un camino propio, contestatario, de personal estética e ideología.